El objetivo del arte es representar no la apariencia externa de las cosas, sino su significado interior. Aristóteles, Filósofo griego.

Hermenegildo Anglada-Camarasa fue un pintor español nacido en Barcelona en 1872, que tuvo la fortuna de conocer la fama en vida a pesar de sus difíciles comienzos. Desde muy pequeño quiso dedicarse a la pintura y, aunque contó con la oposición inicial de su familia, por empeño logró estudiar en la Escuela de Bellas Artes de la Lonja de Barcelona como alumno de Modesto Urgell. Inquieto y de fuerte personalidad, se trasladó a París en 1894, cuando el movimiento vanguardista se encontraba en plena efervescencia. En la ciudad del Sena coincidió con muchos otros pintores que allí se formaban y que con el tiempo alcanzarían gran renombre, como Zuloaga, Benedito, Sorolla o Klimt y además, pudo perfeccionar su formación con los maestros Jean Paul Laurens, Benjamín Constant y Louis Auguste Girardot.

A su regreso consigue ser uno de los pintores concurrentes a varias exposiciones internacionales como la Nacional de París, el Salón de Arte de Berlín, el Internacional de Bellas Artes de Londres, la Bienal de Venecia y la Secesión Vienesa, en lo que fue un fulgurante inicio de carrera gracias a su enorme capacidad de trabajo y cualidades artísticas, hasta el punto de en 1904 su presencia y fama incipiente lo llevaron a Viena, Roma y Buenos Aires.

Tras una corta pero fructífera estancia en Valencia, donde pintó óleos de gran formato inspirados en las fiestas tradicionales de dicha localidad levantina de claro estilo simbolista y temática folklórica, con gran riqueza de colores y de influencias modernistas. Anglada_Camarasa_01En 1904 regresó a París, encajando perfectamente en los ambientes distinguidos de la Belle Époque. Tras abrir una academia de pintura y participar en la fundación de los Salones de Otoño, su presencia en las vanguardias le permitió trabajar de manera conjunta con artistas de la selecta Secesión de Viena.Anglada_Camarasa_04La concesión de la Medalla de Oro de la Bienal de Venecia de 1905, hizo que por fin en España se reconociera su valía, exponiendo en Madrid y Barcelona; sin embargo, su presencia en ambas exposiciones fue causa de una fuerte división de opiniones entre los críticos, motivada no por su calidad artística, sino por los oscuros intereses políticos que rodearon dichas celebraciones.Anglada_Camarasa_05Tras el comienzo de la Gran Guerra regresó a España y en 1914 se instaló en Mallorca, en parte enamorado por la luz mediterránea de la isla que había conocido en una visita  realizada en 1909 y, en parte, por alejarse de las polémicas que rodearon sus exposiciones en la Península, encontrando perfecto refugio en la casa que adquirió en el Puerto de Pollença.Anglada_Camarasa_08La fama de Anglada-Camarasa comenzó a decaer a este lado del Atlántico pues su estilo empezaba a considerarse caduco; sin embargo, este declinar coincidió con su presentación en Estados Unidos de la mano de la Hispanic Society, que en 1924 lo nombra Miembro de Honor y consigue que pronto gane adeptos entre la alta sociedad de la nueva nación, gracias a lo cual recupera sus encargos, así como su presencia en importantes exposiciones y la consecuente capacidad económica.Anglada_Camarasa_11Durante nuestra Guerra Civil, Anglada-Camarasa —republicano y masón militante—, se refugió primero en Montserrat y luego en Francia, cuando ya era inminente entrada de las Tropas Nacionales en Barcelona. Vivió su exilio en Pougues-les-Eaux hasta 1948, año en el que regresó a Pollensa, donde residió hasta cumplir los 87 años, falleciendo en 1959. Tras su muerte, su casa pollençina se convertiría en el Museo Anglada Camarasa.Anglada_Camarasa_07La pintura de su larga etapa mallorquina está formada paisajes de diversos rincones de los alrededores de Pollença —uno de sus motivos predilectos—, así como bodegones y conjuntos florales donde todo es color y trazas de estilo impresionista, que piden ser contemplados a cierta distancia para apreciar bien lo que representan. Anglada-Camarasa era un gran observador del entorno y captaba su esencia en rápidos bocetos que después refinaba en su estudio, procedimiento que le exigía tiempo y concentración. Cuidaba de manera meticulosa todos los detalles y la composición, sin dejar de superponer en sus obras capas de pintura hasta que lograba el efecto que perseguía. A veces esperaba días, o incluso meses, para obtener la repetición del efecto de luz que buscaba representar en su obra.Anglada_Camarasa_03Anglada_Camarasa_09En 1988, la Obra Social La Caixa compró una colección de 328 pinturas y dibujos, así como 194 objetos personales a los herederos del artista, parte de la cual se exhibe de forma permanente en CaixaForum Palma desde 1993. De forma adicional, la Fundación La Caixa organiza también exposiciones itinerantes de la colección, con el fin de dar a conocer la obra de Anglada-Camarasa en distintas ciudades españolas. En el año 2003 el Ministerio de Cultura otorgó a estos fondos artísticos la declaración de Bien de Interés Cultural para asegurar su preservación.Anglada_Camarasa_10_____________________________

La exposición Anglada-Camarasa. Rincones predilectos. Colección ”la Caixa” se podrá visitar en CaixaForum Palma (Plaza de Weyler, 3, 07001-Palma de Mallorca) del 26 de Octubre de 2017 al 2 de Septiembre de 2018, de lunes a sábados de 10:00 a 20:00 h y domingos y festivos de 11:00 a 14:00 h.

 

 

_____________________________

Créditos: Fotografías y artículo del autor publicado bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional, libre copia y circulación citando autoría, sin modificación de textos o imágenes, para usos no comerciales.

Anuncios

La belleza es la otra forma de la verdad. Alejandro Casona, escritor y autor teatral de la Generación del 27.

Fornalutx fue en su origen una alquería musulmana del siglo XII, enclavada en un valle que nace en las alturas del Puig Mayor y llega hasta Sóller; tiene agua abundante y laderas pobladas de fincas de naranjos, limoneros, olivos, almendros, cipreses y otros cultivos. Hoy día Fornalutx forma un conjunto urbano alargado, que se desarrolla en la margen derecha del barranco que discurre por el fondo del valle, así como a ambos lados de sus vaguadas tributarias. Tras la conquista de Mallorca por Don Jaime-I el Conquistador, Rey de Aragón, formó parte de Sóller y así se mantuvo hasta 1837, año en el que recibió el estatus de municipio independiente.

Su urbanismo es armónico, de estrechas calles empedradas y cuidada Arquitectura del tipo conocido como rústico mallorquín, con predominio de residencias construidas con fábricas de mampostería irregular de piedra caliza y cubiertas de teja árabe, que le aportan el característico aspecto montañés tan propio de las localidades de la Sierra de Tramontana. Gracias a su buena conservación y al cuidado con que sus habitantes preservan su esencia, Fornalutx ha recibido numerosos premios y es citado con frecuencia entre los pueblos más bonitos de España. La tranquilidad que respiran sus calles y la belleza de su entorno,  atrajo a numerosos residentes extranjeros que en la actualidad son ya el 25% del censo total de población.

Los edificios más notables que posee son la Iglesia de la Nativitat de la Mare de Déu, situada sobre la actual Plaza de España, cuyas obras se iniciaron en 1230, justo después de la conquista cristiana de Mallorca, para  concluir en 1639 con la configuración que hoy día conserva, de estilo gótico un tanto tardío. También es reseñable la Torre almenada de Can Arbona, que data del siglo XVII y hoy forma parte de las dependencias del Ayuntamiento; fue construida como bastión defensivo frente a los ataques de los piratas de Berbería, que con recurrencia asolaban las costas mallorquinas en busca de botín y de mujeres jóvenes, con el fin de ser vendidas en los serrallos de Oriente al mejor postor.

La visita a Fornalutx es sin duda recomendable, así como a Biniaraix, encantador llogaret* que se encuentra muy cerca del anterior, si bien deseo advertir a los potenciales viajeros que los limitados accesos y las estrechas calles de ambas localidades, condicionan la visita en plena temporada turística. Madrugar mucho es lo que aconsejo a los interesados, sobre todos a aquellos que procedan de localidades alejadas.

(*) Llogaret: Pequeña agrupación de casas de carácter rústico que no son municipio independiente. También podría traducirse por pedanía o aldea.

01_Serra_Fornalutx_IG

Campos de olivos en la Serra de Tramuntana en las proximidades de Fornalutx.

02_Soller_desde_Fornalutx_IG

Olivera (olivo) en la Serra de Tramuntana, cerca de Fornalutx, al fondo de la imagen se aprecia de forma parcial el pueblo de Sóller.

03_Fornalutx_humo_IG

Marges o bancales destinados a la plantación de frutales en una de las laderas de acceso.

04_Paisajes_Fornalutx_01_IG

Vista parcial de Fornalutx y su valle.

05_Fornalutx_20

Vista parcial de Fornalutx, a la izquierda se encuentra la Torre almenada de Can Arbona.

06_Torre_Fornalutx_01_IG

Detalle de las almenas terminadas en punta de diamante en la coronación de la Torre de Can Arbona (actual Ayuntamiento).

07_Fornalutx_04

Vista parcial de Fornalutx.

08_Fornalutx_01

Entre finales de Enero y Febrero florecen los almendros del valle de Fornalutx regalándonos vistas de gran belleza.

10_Font_des_Pujol_IG

Sa Font Des Pujol, fuente pública de la que pende el cacillo para refrescarse.

11_Par_Aldabas_IG

Bonitas aldabas con forma de manos femeninas fundidas en bronce.

12_Fornalutx_21_IG

Calle típica de Fornalutx con acceso a una vivienda y su establo.

13_Patio_Fornalutx_IG

Galería cubierta con arcos carpaneles sobre columnas de fuste liso abombado y patio de acceso a una vivienda.

14_Interiores_Fornalutx_IG

Zaguán de acceso a una vivienda con vistas hacia el barranco.

15_Rincón_Fornalutx_IG

Terraza de una residencia particular con su buen emparrado para sombra y estupendas vistas al valle.

Créditos: Fotografías y artículo del autor publicado bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional, libre copia y circulación citando autoría, sin modificación de textos o imágenes, para usos no comerciales.

Para ver las imágenes como galería haced click sobre cualquiera de ellas.

 

Busqué trenes y encontré pasajeros“. Paul Theroux, escritor, novelista y profesor estadounidense.

Aunque hoy día nos parezca asombroso, durante muchos años la comunicación del bonito pueblo de Sóller con Palma, la capital mallorquina, fue más sencilla y segura por barco, que por el tortuoso camino que cruzaba los altos riscos de la Sierra de Tramontana por el Collado de Sóller.

La situación cambió en la primavera de 1912 cuando se inauguró el ferrocarril de vía estrecha que unió ambas localidades, que fue electrificado en el año 1929. A día de hoy sigue en servicio con los mismos trenes de antaño, cuyos vagones primorosamente cuidados están carrozados con madera barnizada. Las estaciones de esta línea conservan el encanto de los tiempos pretéritos y como homenaje a los 106 años que en breve cumplirá, os dejo estas fotografías que tomé una soleada tarde de Febrero.

Sóller_Train_St_IG_05Sóller_Train_St_IG_06Sóller_Train_St_IG_01Sóller_Train_St_IG_07Sóller_Train_St_IG_09Sóller_Train_St_IG_11Sóller_Train_St_IG_10Créditos: Fotografías y artículo del autor publicado bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional, libre copia y circulación citando autoría, sin modificación de textos o imágenes, para usos no comerciales.

 

Mallorca es el Paraíso, si puedes resistirlo“. Gertrude Stein, poeta y escritora norteamericana.

Hace un cuarto de siglo, elegí Mallorca como mi hogar  por su clima y su reputación de no haber otro lugar así en Europa. También porque me aseguraron —y así pude comprobar—, que podría vivir allí por la cuarta parte de lo que costaría en Inglaterra. También porque su tamaño de 1,300 millas cuadradas (3.367 Km2), hacen que sea lo suficientemente grande como para no sentirme claustrofóbico. De toda Mallorca escogí Deiá, pequeño pueblo de pescadores y productores de aceite en la montañosa costa Noroeste de la isla —el resto del territorio es principalmente llano y ondulado—, porque encontré el escenario que deseaba para mi trabajo como escritor: sol, mar, montañas, frescos arroyos, árboles de sombra, nada de política y algunos lujos de la civilización, como electricidad y una línea directa de autobús hasta Palma, la capital. Además, la zona está libre de mosquitos por encontrarse a unos 400 pies (122 m) por encima del nivel del mar.

Post_RGraves_16

Vistas de la Serra de Tramuntana desde la casa del poeta.

Permítanme añadir de modo franco que me alejé de Inglaterra tras una dolorosa crisis doméstica. Pero esto no fue más que una mera excusa, ya había decidido no vivir en Inglaterra de modo permanente, cuando me di cuenta de que el país estaba superpoblado, pues consideraba que su número óptimo de habitantes debía ser de unos ocho millones de personas, como en tiempos de los Tudor. En particular, la nueva moda de alinear edificios hasta adentrar los pueblos una milla o dos (1,6 a 3,2 Km) dentro del campo, me avisó de que debía marcharme, al igual que lo hizo la mecanización de la agricultura. Deseaba ir a un lugar donde un pueblo todavía es un pueblo y donde un arado tirado por caballerizas no es aún un anacronismo. Naturalmente había otras consideraciones, como tener buen vino, buenos vecinos y no hallarme a mucha distancia del meridiano de Greenwich.

Pensando en ello, la primera persona que me recomendó Mallorca fue Gertrude Stein. Fui a visitarla a la Alta Saboya tras decir adiós, de forma definitiva, a los blancos acantilados de Dover y, aunque su país parecía rico, acogedor y montañoso, estaba muy alejado del mar y su clima invernal hubiera sido demasiado severo para mi . . .

Post_RGraves_14

Jardín de la casa enmarcado por la divisoria de la Serra de Tramuntana.

Así comienza el libro Por qué vivo en Mallorca, de Robert Graves, el conocido poeta y escritor británico que se afincó en Deiá en 1929 y allí permaneció hasta su muerte en 1985 —salvo un periodo entre el inicio de nuestra Guerra Civil y el final de la II Guerra Mundial—, en el que debido a su nacionalidad británica, las circunstancias le aconsejaron marcharse de la isla y vivir sucesivemente en Inglaterra, Suiza y Francia.

Robert Graves, nacido en 1895, tuvo una vida intensa y apasionada que estuvo marcada por su participación en la I Guerra Mundial, por la muerte de de su hijo David en la II Guerra Mundial y por las tres mujeres a las que amó: Nancy Nicholson, Laura Riding y Beryl Graves, de las que se puede afirmar que fueron su fuente de inspiración, a pesar de lo tormentoso de alguna de sus relaciones. Casado en primeras nupcias con Nancy, tuvo cuatro hijos de ella y, de su segundo matrimonio con Beryl, otros cuatro.  

En 1929 compró el terreno de lo que sería Ca n´Alluny, su casa en Deiá, desde donde a pesar de las dificultades de comunicación de la época, nunca perdió el contacto con los poetas, escritores y editores de Inglaterra y Estados Unidos. Su producción literaria fue prolífica, a pesar de a veces se vió afectada por los altibajos emocionales producto de sus relaciones sentimentales. En nuestro país Graves fue más conocido por sus novelas que por sus poemas y entre ellas, citaría Por qué vivo en Mallorca, Lawrence de Arabia, El Vellocino de Oro, Yo Claudio, El Conde Belisario y Asedio y Caída de Troya.

Post_RGraves_01

Acceso a Ca n´Alluny vivienda del poeta.

Post_RGraves_04

La cocina de la casa es de notable sencillez.

Post_RGraves_03

El discreto encanto de una vivienda que pareció quedar anclada entre los años 40 y 50 del pasado siglo.

La casa de Robert Graves es de piedra, en estilo rústico mallorquín, ubicada en una zona preciosa cerca de Deiá, sobre una ladera con buenas vistas a las cresterías de la Serra de Tramuntana. Aunque no se sea un gran lector o aficionado a la literatura, conocer la intensa vida del escritor y visitar el lugar en el que residió hasta su muerte merece la pena. El poder hacerlo fuera de temporada, como fue mi caso, es un privilegio adicional, pues aparte de disfrutar del lugar casi en solitario, se logran entender mejor los motivos que movieron a Robert Graves para elegir Deiá como residencia permanente en la que fundó su hogar. Hoy día, casi ha desaparecido ese mundo idílico que en un tiempo buscó el escritor para inspirarse y que para su fortuna pudo hallar.

Post_RGraves_05

Mesa de trabajo de Robert Graves tal como le gustaba mantenerla. Sin duda era hombre ordenado.

Post_RGraves_06

Imprenta Crown Albion que Laura Riding importó de Inglaterra para sus trabajos y los de R. Graves editados bajo la marca Seizin Press.

Post_RGraves_07

El sencillo estudio de Beryl, segunda mujer del poeta.

La Fundación Robert Graves preserva lo que fue la casa y el legado del poeta; en su web en español, inglés y mallorquín, se encuentra la información necesaria para organizar su visita, actividad que es muy recomendable combinar con la del propio pueblo de Deiá y sus maravillosos alrededores.  

Post_RGraves_10

Robert Graves gustaba de rodearse de objetos de la época a la que se refería en sus novelas pues tocándolas hallaba inspiración en ellas. En la imagen diversas piezas pertenecientes a la antigua civilización minoica.

Post_RGraves_09

Fotos y recuerdos de la época que Graves vivió en Mallorca.

Post_RGraves_12

En 1960, para la fiesta de cumpleaños de Robert Graves, Camilo José Cela y otros autores del momento le gastaron una broma sacando una “edición especial” del diario de sucesos “El Caso”, de cierta popularidad en aquellos tiempos.

Post_RGraves_11

Objetos personales del escritor que como expatriado, sentía una lógica atracción por los artículos de su tierra natal.

_______________________________________________

Créditos: Fotografías y artículo del autor publicado bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional, libre copia y circulación citando autoría, sin modificación de textos o imágenes, para usos no comerciales. Algunas imágenes fueron tomadas a través del vidrio de las vitrinas y de ahí los brillos y reflejos que a veces se reflejan.

Miembro de Baleares Travel Bloggers.

BTB

Si vis discere, doceat”. Si quieres aprender, enseña. Marco Tulio Cicerón, Filósofo, Jurista, Político y Escritor romano.

La aparición de un nuevo Centro Cultural es siempre una buena noticia y lo es más aún cuando surge de la iniciativa privada, este es el caso del nuevo Museo de Artes Decorativas de Mallorca.

Diego Tocino, filántropo y coleccionista es su impulsor. Más de treinta años visitando los mercadillos de los pueblos de Mallorca, le dotaron del fino olfato del verdadero conocedor capaz de encontrar entre la quincalla piezas de decoración, cerámica, joyería, mobiliario u otros artefactos con valor cultural. A base de paciencia, tesón y una sabia forma de invertir, ha logrado reunir una extensa colección, de la que se muestran tres mil objetos en este nuevo Museo, casi todos ellos pertenecientes a la Mallorca preturística y ahora expuestos para el disfrute de los visitantes. 

El Museo se encuentra cerca de Palma, en la Possessió de Son Pax, cuyo origen se traza hasta una antigua alquería árabe del siglo XIV, entre cuyos propietarios figuraron desde los Caballeros Templarios, hasta varias familias de la nobleza isleña.MAT_16Su entrada se encuentra frente al Polígono Industrial de Son Castelló en la carretera de Palma a Sóller. La zona expositiva está dividida en catorce salas temáticas en las que se muestran diferentes piezas de la colección de cerámica, pintura, trajes y vestidos, joyas, instrumentos musicales, maquinaria agrícola, juguetes antiguos y otros. La mayor parte de los elementos expuestos datan de los siglos XVII al XIX y todos ellos son de carácter netamente mallorquín, conformando una suerte de colección etnológica que nos aporta la visión de cómo era la vida de la isla en tiempos pretéritos.MAT_02Entre la cerámica pueden apreciarse sofisticas piezas producidas en Manacor y Felanitx, como las guerres brodades o jarras bordadas, de recargada y delicada decoración exterior y de ahí el nombre.MAT_01La religiosidad siempre ha estado presente en la vida de los mallorquines, los cuales encargaban y producían imágenes y ornamentos de Jesús Crucificado, de la Virgen o de aquellos Santos que fueran de su devoción.MAT_03Muchas de las pinturas nos muestran la severidad de los notables de la época en sus vestimentas negras de rigueur, pues en aquellos tiempos el negro y los tonos oscuros se consideraban que eran el paradigma de la elegancia decimonónica.MAT_04Pero no todo es antiguo, también hay obra de autores contemporáneos conocidos vinculados a la isla, como Joan Miró que pasó aquí una parte importante de su vida. Este boceto de 1927 fue —según afirmaciones del propio pintor—, el que cambió su lenguaje pictórico para alejarse de los parámetros que definían los movimientos estéticos de la época y de esta manera desarrollar un estilo personal. MAT_10Los óleos son también una parte importante de la colección de pintura, sirva de muestra este de Eliseu Meifrén, uno de los primeros impresionistas catalanes, que representa una sencilla marina.MAT_11La exposición de elegantes vestidos femeninos perfectamente conservados, puede apreciarse en vitrinas de ambiente controlado y baja iluminación, con el fin de mejor preservar las sedas, tafetanes, y organdí empleados por las señoras de época; esta sala guarda además una curiosa sorpresa a descubrir en la sección de vestidos de novia que no desvelaré . . .MAT_06MAT_05Trajes y vestidos tan oscuros requerían el necesario complemento de joyas en forma de broches, cadenas de oro, gemelos de camisa, botones, pasadores o sortijas, de los que el Museo muestra una buena selección de aderezos femeninos y masculinos.MAT_07Los pagesos o campesinos que vivían y trabajaban en las possessions tienen también su lugar y su “moda” de ropa amplia, confeccionada con tejidos más toscos, con el propósito de que resistieran bien los rigores de su trabajo manual.MAT_12Las máquinas agrícolas que manejaban los pagesos tienen su representación alrededor de la pequeña clastra o patio de la possessió.MAT_13La colección de instrumentos no es extensa, pero sí muy interesante, contando entre otros con dos guitarras del famoso luthier balear Casasnovas.MAT_08MAT_09La última sala es de las de mayor tamaño y contiene objetos con cierto encanto melancólico que a muchos les harán sonreír, pues guarda una nutrida exhibición de juguetes antiguos que merecen una cuidada visita y que seguro que ha de gustar a los niños que se acerquen a verla.MAT_14MAT_15Diego Tocino también efectúa una loable función social, poniendo a disposición de Colegios,  Asociaciones de la Tercera Edad y otras Organizaciones Culturales de Mallorca la posibilidad de visitar este nuevo Museo de Artes Decorativas de Mallorca en condiciones ventajosas. Muchas de estas actividades son canalizadas a través de la Fundación Tocino Pons, cuyo fin principal es, según se lee en su página web “dar ayuda y cobertura a proyectos culturales de Mallorca y proteger, a través de diferentes actividades y campañas, el patrimonio sociocultural de la isla”. Esta labor además la complementa con “. . . la colaboración en campañas puntuales con entidades sociales para mejorar las condiciones de vida de los colectivos vulnerables de las Islas Baleares”. Bienvenido sea pues este recomendable Museo, llegado para completar la actual oferta cultural mallorquina, que sin duda pronto se convertirá una de sus referencias.

 

_______________________________

Información General:

Web: https://museodeartesdecorativas-org  Correo-e:  info@fundaciontocinopons.org

Museo de Artes Decorativas de Mallorca. Carretera de Sóller, km 4, nº 11. 07120-Palma de Mallorca. Islas Baleares. Tlf: 971 430 428 y 608 945 163. Estacionamiento propio y gratuito. Horario: L-V de 10 a 18 h / S-D de 10 a 13:30 h. Precios: 8€ entrada general, 5€ niños menores de 12 años, estudiantes acreditados y grupos de más de 20 personas. 

_______________________________

Créditos: Fotografías y artículo del autor publicado bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional, libre copia y circulación citando autoría, sin modificación de textos o imágenes, para usos no comerciales. Muchas de las imágenes fueron tomadas a través del vidrio de las vitrinas y de ahí los brillos y reflejos que alguna de las fotos presenta.

Miembro de Baleares Travel Bloggers.

BTB

Ahora entiendo que mi bienestar sólo es posible si reconozco mi unidad con todos los pueblos del mundo sin excepción“. Conde Lev Nikoláievich Tolstói (León Tolstoi), escritor ruso.

Hace un par de fines de semana paseaba a media noche por la Plaza Mayor de Palma aprovechando la agradable temperatura. Aunque la mayor parte del día había sido gris y lluvioso, caminaba contento pues desde muy temprano había estado haciendo fotografías y, a pesar de que la luz y las condiciones climáticas hubieran estado lejos de ser las ideales,  pensaba que había logrado unas cuantas tomas aceptables de los islotes que jalonan la costa Sureste de Mallorca.

Siempre llevo una cámara en la mano, me da la oportunidad de poder fotografiar lo inesperado y precisamente, eso me sucedió aquella noche. Al entrar en la Plaza Mayor escuché música sudamericana y enseguida, vi a un grupo de unos 200 ecuatorianos en procesión portando un pequeño paso con una imagen del Niño Jesús bajo palio.

Ecuatorianos_02Ecuatorianos_07La imagen iba rodeada de personas y en su frente, un grupo folclórico bailaba de forma festiva; a la cabeza del grupo un hombre con ropa talar sostenía esta pancarta:

Ecuatorianos_08Casi todos los bailarines eran chicas adolescentes que se movían con gracejo juvenil, volteando tanto sus trenzas, como las faldas de sus coloridos atuendos, a la vez que nos regalaban una gran profusión de sonrisas. Los pocos turistas que por allí deambulaban contemplaban la comitiva entre extrañados y divertidos, quizá sin llegar a entender que tan tarde pudiera permitirse una celebración con acompañamiento musical que sin ser escandaloso,  se amplificaba bastante en el interior de la plaza. En cualquier caso, el ambiente era alegre y distendido.

Ecuatorianos_01Ecuatorianos_03Ecuatorianos_05Ecuatorianos_06Varios espectadores de entre los que allí estábamos grababan con sus teléfonos a los participantes, incluyendo a sus propios paisanos, que no querían perderse el momento para poder enviarlo a sus familiares en Ecuador, país que como ellos mismos definen, se encuentra en el ombligo [geográfico] del mundo.

Ecuatorianos_04Centrado en tomar fotos no logré enterarme de la razón de la procesión, craso error por mi parte para un reportaje de cierto valor documental. El caso es que me gustó ver que entre los celebrantes, había inmigrantes ecuatorianos de dos generaciones y que todos parecían perfectamente integrados en nuestra sociedad. Si se radicaron aquí es porque fueron necesarios para cubrir los puestos que quedaban desiertos en tiempos de bonanza y también, no lo olvidemos, porque necesitaron encontrar un futuro que en su país no podían conseguir para mantenerse con dignidad.

Y apenado viendo lo que sucede estos días en Cataluña, pienso en las sabias palabras de Tolstoi que encabezan este artículo, esperando que pronto entendamos su razón.

___________________________________________

Créditos: Fotografías y artículo del autor publicado bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional, libre copia y circulación citando autoría, sin modificación de textos o imágenes, para usos no comerciales.

Miembro de Baleares Travel Bloggers.

BTB

 

 

 

De hombre es equivocarse, de locos perseverar en el error”. Marco Tulio Cicerón, filósofo y político romano.

Erré y debo rectificar mi fallo. En el artículo que dediqué don Antonio Barceló y Pont de la Terra, ilustre marino mallorquín de humildes orígenes que por sus acciones navales contra piratas berberiscos y contra el inglés, llegó a ser Teniente General de la Real Armada, vaticiné que el tricentenario de su nacimiento pasaría desapercibido. Nada más lejos de la realidad.

Cap_Toni_13

Don Antonio Barceló y Pont de la Terra (1717-1797), conocido en Mallorca como Capità Toni, modesto hijo del Barrio del Puig de Sant Père de Palma que por méritos propios llegó a ser Teniente General de la Real Armada.

Organizada por la Parroquia de la Santa Creu, el pasado 18 de Septiembre se inauguró una muestra conmemorativa del Capità Toni que fue uno de los benefactores de la Iglesia del Barrio del Puig de Sant Père en el que nació, en cuyo templo fue bautizado y al final de sus días, enterrado en la Capilla del Sagrado Corazón, antes de San Antonio Abad, de dicha iglesia.

17

Cartel anunciador de la Muestra

La exposición es modesta, como lo fue la vida del Capità Toni y de los habitantes de este barrio marinero de Palma si bien, considero que su visita es muy interesante para aquellos que deseen profundizar en la vida de los mallorquines que por sus hechos se ganaron un lugar de honor en la Historia. Gracias al esfuerzo de los Comisarios de la Exposición, el Mossèn Josep Jaume Cañellas y el Historiador Jaume Llabrés Mulet, se lograron reunir una serie de objetos personales que pertenecieron a don Antonio Barceló, procedentes de colecciones particulares o de sus descendientes actuales, que se exponen junto a una serie de infografías y paneles explicativos de la época, hablamos de la Mallorca del siglo XVIII en la que se desarrolló su vida.

Cap_Toni_06

Vista parcial de la ciudad de Palma en el siglo XVIII.

A la entrada de la exposición, situada en el Portal Mayor de la Iglesia de la Sta. Creu, en la calle del Forn de l´Olivera, se ha colocado —de manera temporal— la estatua de bronce modelada en 1971 por la escultora mallorquina Remigia Caubet, que antes se encontraba a la entrada del Club de Mar. Por la vinculación del Capità Toni con el barrio del Puig de Sant Père y, sobre todo por visibilidad, tal vez no fuera mala idea que la efigie permaneciera en su nueva ubicación.

Cap_Toni_01

Estatua de bronce del Capità Toni, modelada en bronce por Remigia Caubet en 1971, situada de modo provisional el el Portal Mayor de la Parroquia de la Sta. Creu en la calle de Sa Forn de l´Olivera.

En el interior de la Iglesia, junto a la entrada, se han dispuesto dos vitrinas que contienen un compás náutico con su Rosa de los Vientos, dos sextantes del XVIII, un plano de las lanchas cañoneras inventadas por Barceló que tan eficaces se mostraron en las batallas contra la flota inglesa, y una detallada maqueta de un jabeque de guerra, embarcación marinera y mediterránea donde las haya, promovidas por nuestro personaje y muchas de ellas construidas en las atarazanas Palmesanas, pagadas por Barceló cuando se agotaban los fondos de la Hacienda Real. Estos buques ligeros, bien comandados y con tripulaciones expertas, mostraron una extraordinaria eficacia en la defensa contra los merodeadores berberiscos.

Cap_Toni_03

Compás naval dieciochesco mostrando la Rosa de los Vientos en su dial. En segundo plano dos sextantes de madera y otros instrumentos náuticos de la época.

Cap_Toni_05

Maqueta de un jabeque de guerra dieciochesco, su aparejo de vela latina denota su inequívoca ascendencia mediterránea.

Bajo el altar de la Capilla del Sagrado Corazón se encuentra la cripta, hoy inaccesible, en la que se hayan enterrados el Teniente General Barceló y su mujer, doña Francina Bonaventura Jaume, de cuyo enterramiento se muestra el plano levantado en 1971 por el Arquitecto Pedro Thomas. La Capilla fue adquirida por el propio Barceló que también financió su retablo y decoración. Como buen marino era muy religioso y devoto de San Antonio Abad, así como de la Mare de Déu del Carme, Patrona de los Marineros, cuya imagen se encuentra coronando el retablo del Altar Mayor de la Parroquia, de estilo barroco tardío, también encargado y pagado por Toni Barceló.

Cap_Toni_08

Retablo de la Capilla del Sagrado Corazón, antes de San Antonio Abad, encargado y pagado por don Antonio Barceló, bajo cuyo altar se encuentra enterrado junto a la que fue su mujer, doña Francina Buenaventura.

Cap_Toni_07

Plano de la cripta bajo el altar de la Capilla del Sagrado Corazón de la Parroquia de la Sta. Creu donde se encuentran enterrados el matrimonio Barceló.

Cap_Toni_02

Interior de la nave principal de la Iglesia de la Sta. Creu, de estilo gótico, siglo XIV, con el altar mayor decorado por un gran retablo barroco tardio encargado y pagado por Toni Barceló.

Cap_Toni_09

Clave de bóveda con el escudo de armas del Capità Toni en la antigua Capilla del Santo Cristo de la Iglesia de la Sta. Creu de Palma.

La exposición finaliza con una sala en la que se exhiben, entre otros artículos, un retrato del Teniente General Barceló, su espada y su Cruz de la Orden de Carlos-III. Esta última era la más alta condecoración militar de la época y Barceló la portaba orgulloso como condecoración única sobre su casaca, por ser la de rango más elevado de todas aquellas que por sus sobresalientes hechos navales obtuvo a lo largo de su vida.

Cap_Toni_10

Sala de objetos pertenecientes o relacionados con Antonio Barceló.

Cap_Toni_12

Empuñadura de la espada del Capità Toni.

Cap_Toni_11

Cruz de la Orden de Carlos-III, la más alta condecoración militar del siglo XVIII concedida al Capità Toni por el propio Rey.

La muestra permanecerá abierta hasta el 30 de Septiembre con el siguiente horario: lunes a viernes de 17:30 a 19:30; sábados de 10:30 a 12:30. Para grupos organizados de entre 15 y 30 personas, lunes a viernes de 10:30 a 12:00, previa concertación de la visita en el tlf. 678-589-755.

En el mes de Octubre del presente año, el Museo de Mallorca abrirá otra exposición a la memoria del Capità Toni y, con toda seguridad, nuestra Armada también le dedicará un justo homenaje, hechos que procuraré reseñar en este blog con el fin de aportar mi granito de arena para borrar el triste velo de olvido con el que en España cubrimos a nuestros héroes. No me cabe duda alguna de que si el Capità Toni, Blas de Lezo, Malaspina, Jorge Juan, Gravina y tantos otros personajes ilustres hubieran sido ingleses o norteamericanos, todos conoceríamos sus gestas a través de numerosas películas y multitudinarias celebraciones.

_______________________

Agradecimientos: Al Historiador y Comisario de la exposición Jaume Llabrés por su tiempo y doctas explicaciones y a Diego Zaforteza, Presidente de Itinerem, por facilitarme la visita a la muestra en un pase privado que fue todo un lujo cultural.

_______________________

Créditos: Fotografías y artículo del autor publicado bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional, libre copia y circulación citando autoría, sin modificación de textos o imágenes, para usos no comerciales.

Miembro de Baleares Travel Bloggers.

BTB

Un terrateniente no puede cultivar sus tierras sin extender el bienestar a su alrededor. Los cultivos ricos, campesinos satisfechos y un paisaje rural próspero son las recompensas por sus esfuerzos”. Antoine-Laurent de Lavoisier.

Las possessions mallorquinas eran grandes fincas dedicadas a las actividades propias del Sector Primario: agricultura, ganadería, apicultura, caza o explotación forestal. Dada su actividad, fueron intensivas en mano de obra hasta que a mediados del  siglo XIX se introdujo en ellas cierto nivel de mecanización. Su época de esplendor y decadencia fue paralela a las de las grandes casas que se dieron en las orillas europeas del Mediterráneo Occidental, rasgos que se describen muy bien en El Gatopardo, maravillosa película de 1967 dirigida por Luchino Visconti.

Es_Calderers_40

Campos de labor en Es Calderers, en primer término se ve una noria de las llamadas “de sang” en las que una mula con anteojeras daba vueltas para mover los canjilones que extraían el agua del pozo.

En Mallorca llegaron a existir cerca de 1.300 possessions repartidas por toda la isla, según el censo que aparece reflejado en el conocido mapa del Cardenal Despuig cuya publicación data de 1785.

Mapadespuig-mallorca (1)

Plano de 1785 del Cardenal Despuig en el que se representan las casi 1300 possessions que existían en Mallorca a finales del siglo XVIII. Fuente: Wikimedia Commons.

Durante más de cinco siglos las possessions sustentaron a gran parte de los mallorquines y fueron un pilar fundamental en la economía isleña si bien de forma local, pues el transporte de mercancías desde las zonas agrícolas de Mallorca al resto de la isla o a sus puertos, se hacía con carretas o en trenes de mulas y era muy costoso. La industrialización de los campos mallorquines fue relativamente tardía y siempre estuvo circunscrita a los elevados costes de importación de las máquinas.

Camino_Carretero

Camino carretero a Raixa.

Máquina_agrícola

Máquina de confeccionar pacas de paja para alimentar al ganado, principios del siglo XIX, Granja de Esporlas.

El origen de las possessions puede rastrearse hasta la Mallorca islámica en la que existieron diversas alquerías en lugares con abundancia de agua y tierras cultivables (Alfabia, Raixa, Fornalutx). Tras la toma de la isla en 1229 por el Jaime-I el Conquistador, Rey de Aragón, se produjo su repartiment entre los Nobles Caballeros que colaboraron en la Conquista y el propio Rey, con el fin de que cada uno gobernara sus tierras conforme a los usos del feudalismo que regía aquellos tiempos.

Los Senyors, descendientes de aquellos Caballeros que acompañaron al buen Rey Don Jaime-I y que formaron la nobleza isleña, fueron los propietarios originales de las tierras. Con el tiempo, las particiones hereditarias y las necesidades económicas de algunos nobles, facilitaron el que familias de la burguesía y del campesinado acomodado se convirtieran también en terratenientes, situación que se dio en época tan temprana como el siglo XIV, caso de la Familia Ballester de Manacor.

Al margen de quienes fueran sus propietarios, el funcionamiento de las possessions requería del concurso de varias figuras esenciales:

El Amo era el hombre de confianza del senyor, pues su cometido era el de ser su administrador —Director General lo llamaríamos hoy— y como consecuencia era el responsable de la producción y del personal que laboraba la finca; su trabajo lo desarrollaba a cambio del pago al senyor de una renta anual en metálico. En otras casas, la gestión recaía en el Amitger el cual acordaba con el propietario los derechos y obligaciones correspondientes a cada uno, pero lo más importante era que en dicha relación se establecía el sistema de reparto de ganancias. El tercer modelo de gestión habitual en estas fincas era la contratación de un Mayoral que dependía del senyor, que a cambio le abonaba un salario por sus servicios. 

Es_Calderers_30

Despacho del Amo de Es Calderers.

La Madona era la mujer del amo, del amitger o del mayoral, según los casos, y sus habilidades eran tan necesarias como las de su marido para el buen funcionamiento de las possessions, dado que de ella dependía todo lo relativo al orden doméstico y la alimentación, tanto de los senyors, como de los pagesos. Empleando la terminología actual se podría afirmar que la madona era la Directora de Logística de la possessió.

Es_Calderers_16

Cocina de senyors, Es Calderers.

Los Pagesos formaban la fuerza laboral que se encargaba de las tareas del campo, así como de las bestias y maquinaria al servicio de la producción. Dos tipos de operarios trabajaban en las possessions: los que hoy llamaríamos fijos de plantilla, conocidos como Missatges, que según sus oficios eran parellers, pastors, porquers, bovers o garriguers y los trabajadores temporeros, que ejercían su actividad estacional como bracers, exsecalladors, podadors, margers, figueraleres o collidors d´ametllers, d´olives, etc.

Las llamadas Cases de Possessió eran el lugar donde además de las instalaciones productivas, se encontraban las residencias de sus habitantes; se disponían en sitios prominentes de la propiedad, siempre cerca de las tierras de labor. Su estilo arquitectónico suele denominarse Rústico Mallorquín, una forma de construir funcional que compartía muchos elementos comunes. En origen formaban un conjunto cerrado de carácter defensivo, pues no debe olvidarse que los ataques de piratas berberiscos fueron una triste constante en Mallorca entre los siglos XIV al XIX.

Balitx_Avall

Torre defensiva en el acceso a Balitx d´Avall.

La Clastra o patio es el espacio alrededor del cual se organizan las diversas dependencias de la possessió como caballerizas, molino, tafona, celler, forn y otras zonas de producción, así como los alojamientos del personal y de los propietarios. Muchas clastras presentan un pavimento empedrado con pendiente hacia el sumidero de recogida de aguas pluviales de la cisterna, que para su extracción contaba con brocal dotado de jai, cubo y cucharón de cobre, así como con un gran árbol —palmera, almez, araucaria o plátano de sombra— como característica utilitaria y decorativa. La clastra era lugar de paso y el espacio en el que se desarrollaba gran parte de la actividad cotidiana.

Clastra_Sollerich_02

Clastra o patio de Sollerich, con brocal, cubo y cucharón.

Aunque las fachadas de les cases de possessió son austeras y habitualmente construidas con mampostería de ripio, las destinadas a los senyors poseían sencillos elementos ornamentales que denotaban su carácter: ventanas de mayor tamaño con o sin recercados labrados, balcones, entradas con escaleras, galerías porticadas y, a veces, los escudos de armas sobre el acceso. Los acabados de las fachadas del resto de edificios eran de notable sencillez.

Es_Calderers_02

Fachada principal de Es Calderers con la puerta sobreelevada y dos leones yacentes protegiendo la entrada.

Fachada_Sollerich

Puerta blasonada de acceso principal a Sollerich y detalle parcial de su fachada, que está confeccionada con mampostería careada de piezas regulares colocadas a matajunta. Sobre la clave del arco se aprecia el Escudo de Armas de los Marqueses de Sollerich.

IMG_4110

Escalera de entrada desde la clastra a la casa de los senyors de Alfàbia, su puerta está recercada con jambas y dintel con frontón de fina labra renacentista.

En los interiores de los inmuebles era donde se apreciaba la evidente diferencia de clases sociales que rigió durante tantos siglos en la sociedad mallorquina. El lujo era la norma en los salones de entrada y de recibir, también en los alojamientos privados de los senyors, de los invitados y de sus hijos, así como en la Capilla —casi todas las possessions tienen una— y continuaba por el resto de la casa que solía contar con cocinas separadas para los senyors y los operarios.

IMG_4087

Salón de retratos en Alfàbia.

Es_Calderers_08

Salón de entrada a Es Calderers, con bonitas bóvedas de arista formando su techo.

Capilla_Sollerich

Capilla barroca de Sollerich cuyas paredes y bovedas se encuentran completamente decoradas por frescos.

Las habitaciones del amo y de la madona aun siendo austeras, contaban con algún mobiliario; los alojamientos de los trabajadores eran básicos, pues aparte de los jergones y armarios para enseres, poco más tenían que alguna jofaina con su soporte, bancos y mesas para comer, siendo normal que los mozos de caballerizas durmieran en los establos junto a las bestias. Los temporeros se alojaban en barracones dotados de jergones y hogares con lumbre u hornillos para cocinar, siendo estricta la separación entre sexos en espacios independientes. Como curiosidad diré que en la visita a una de las possessions, me comentaron que los temporeros solían agruparse por pueblos de manera espontánea, mezclándose poco entre ellos, vaya usted a saber por qué extraños recelos vecinales.

Es_Calderers_29

Dormitorio del Amo y de la Madona, con bacinilla sobre la cama y un maridín o calientapiés en la pared, Es Calderers.

Es_Calderers_28

Dormitorio de trabajador cuyo lecho es un sencillo jergón de paja, Es Calderers.

En el siglo XVIII la Ilustración aportó nuevos aires a la vida mallorquina y los propietarios de las possessions no fueron ajenos a ellos, pues al fin y al cabo casi siempre formaron parte de una élite bien formada que poseía buenas bibliotecas en sus casas —Alfàbia, Es Calderers o la Granja de Esporlas, son buenos ejemplos de ello—. Del mismo modo, contar con bellos jardines fue otra aportación de la época que ayudó a embellecer aún más las residencias de los terratenientes, casos de Raixa, Alfàbia o Son Berga Nou entre otras.

IMG_4077

Biblioteca de Alfàbia, entre sus volúmenes se encontraba el original del “Llibre del Repartiment del Rei Jaume-II”, del siglo XIV, hoy día conservado por la Consejería de Cultura.

DSC05794 copia

Escalera de Apolo en los jardines de Raixa, ordenados construir por el Cardenal Despuig, hermano del Conde de Montenegro.

Hidrias_Alfabia

Galería de hidrías para juegos de agua en Alfàbia.

Hace tiempo que las possessions dejaron de ser uno de los motores de la economía isleña. De las que aún perviven, algunas están abiertas al público para su visita como auténticos testimonios antropológicos de un pasado que no volverá, pero que fue muy importante en la vida mallorquina, es el caso de Alfàbia, Es Calderers o la Granja de Esporlas; otras fueron compradas por la Administración para su disfrute público como Raixa, Son Amer, Son Figueroles, Son Fortuny o Son Moragues; también las hay que se vendieron y hoy día son alojamientos de lujo en los que además, se desarrollan actividades de corte ecológico, como Pedruxella Gran. Un buen número de possessions pertenecen a los herederos de los antiguos propietarios a los que cada vez cuesta más sostener sus centenarias casas, dado que el mantenimiento del patrimonio monumental siempre fue tarea costosa en términos económicos y dedicación; muchas otras se encuentran cerradas y en diversos estados de conservación, esperando volver a encontrar su lugar en un futuro incierto.

Al documentarme para escribir este artículo me encontré con Itinerem, una iniciativa cuyo objetivo es la creación de un Itinerario Cultural del Consejo de Europa en torno a las casas rurales históricas del Mediterráneo, que en Mallorca son conocidas como possessions, en Cataluña como masías y en Sicilia como masserias; sus motores de desarrollo son la participación ciudadana, la difusión de nuestra Historia y el turismo cultural sostenible. Diego Zaforteza es su cabeza visible y aquí nos explica en dos minutos tan interesante proyectoque sin duda ayudaría a la conservación del patrimonio mallorquín, a la vez que serviría para promover un tipo de turismo alejado del de sol y playa, pero a su vez complementario a la actual oferta disponible en Mallorca como destino vacacional.

Galería fotográfica: pulsad en cualquier imagen para apreciarlas a mayor tamaño o verlas en forma de secuencia.

___________________________

C0C Básico

Nota del autor: Para la elaboración de esta entrada, no he recibido muestras de los  productos o servicios mencionados, ni incentivos o atención de ningún tipo, ni tampoco mantengo relación especial con los citados.

Créditos: Fotografías y artículo del autor publicado bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional, libre copia y circulación citando autoría, sin modificación de textos o imágenes, para usos no comerciales.

Miembro de Baleares Travel Bloggers.

 BTB

 

La agricultura es la madre fecunda que proporciona las materias primas que dan movimiento a las artes y al comercio. Manuel Belgrano, Abogado, político y militar argentino.

Els Calderers es una antigua casa de possessió del Plá mallorquín que ya aparece documentada en el año 1285 como propiedad de la familia que le da el nombre. La finca ha tenido diversos dueños como las familias Nicolau y Verí, aunque en la actualidad pertenece a la familia Sentemenat Morell.

Es_Calderers_02

Vista parcial de la fachada de Els Calderers vista en escorzo.

Las possessions son explotaciones agrícolas y ganaderas, en las cuales la primera actividad solía tener preponderancia sobre la segunda. Las tierras de Els Calderers estuvieron dedicadas al cultivo de la viña y también al trigo, sin dejar de lado los frutales, garbanzos, algarrobas, judías, almendras, maíz y como no, el porc negre mallorquín del que tan deliciosos embutidos se obtienen. En sus tiempos de esplendor contó con 40 trabajadores fijos, más un número variable de temporeros cuyos servicios se contrataban para colaborar en la recogida de las cosechas. En la actualidad tiene una extensión de 156 hectáreas o 220 cuarteradas.

Es_Calderers_37

Algarrobo o garrover y pacas de paja tras recoger trigo, estampa típica del Plá mallorquín.

La importancia de Els Calderers radica en que fue pionera en la mejora de la producción agrícola gracias a la visión de uno de sus amos(*) don Antonio Oliver y Gayá (1863-1936), ilustre hijo de Sant Joan e introductor de numerosas mejoras técnicas en los trabajos de la payesía, mediante la importación de las máquinas agrícolas que descubrió en los viajes que realizó por Europa, de las que un buen número se encuentran expuestas en los jardines.

Es_Calderers_25

Exposición de maquinaria y útiles agrícolas en la cuartera o granero.

La casa y la finca de Els Calderers están muy bien conservadas y pueden ser visitadas durante todo el año, pues han sido transformadas en un interesante museo de etnografía isleña. En mi opinión la visita merece la pena y es de gran interés para todos aquellos mallorquines y foráneos que quieran conocer cómo era la vida de sus antecesores, así como los medios por los cuales subsistían —quien no sabe de dónde procede, nunca sabrá dónde ir—. La casa señorial que data del siglo XVIII es de exteriores austeros, pero de gran belleza y rica decoración interior. Se trata de un edificio solariego clásico del campo mallorquín, construido a base de piedra de marés y entramados de madera, con tres plantas de altura, sobria fachada, acceso principal a través de una puerta con arco de medio punto elevada sobre seis escalones y decorada con dos leones yacentes a cada lado de su umbral. Tiene además un recoleto patio interior ajardinado o clastra, con un pozo y un estanque en su centro.

Es_Calderers_08

Gran Sala con un llamativo techo en bóveda de arista.

Es_Calderers_06

Sala con retrato de Joan Manuel de Sentmenat (1688-1755) y panoplias con espadas, sables y floretes; debajo del retrato hay un cofre con objetos pertenecientes al Capitán don Antonio Barceló y Pont de la Terra “Capitá Toni” del que ya he hablado en este blog.

Es_Calderers_15

Despacho del Senyor presidido por un retrato del Obispo Bernat Nadal.

Es_Calderers_38

Sala de Música con decoración de estilo decimonónico.

Es_Calderers_33

Comedor con servicio para dieciocho invitados.

Es_Calderers_22

Dormitorio de la Señora.

Es_Calderers_20

Vestidor del Senyor.

Son también remarcables la capilla dieciochesca, la bodega, las cocinas (que funcionaron hasta 1994) y la cuartera o granero en la planta alta, cuya cubierta está sostenida por esbeltos pilares ochavados e inusuales arcos asimétricos. En el exterior de la casa pueden visitarse el estanque, los jardines, las huertas de frutales, el horno de pan, los talleres de herrería y maquinaria agrícola, así como los corrales de animales autóctonos. 

Es_Calderers_10

Capilla con retablo barroco de madera sobredorada con dos angelotes flanqueando una imagen de la Virgen presidiendo el altar.

Es_Calderers_12

Bodega, zona de preparación de destilados espirituosos con una gran barrica de roble viejo, una estantería con porrones y otros objetos de vidrio, un bonito alambique y diversas ollas de cobre pulido.

Es_Calderers_27

Granero o cuartera, con cubierta sostenida por arcos asimétricos con óculos en su tímpano, apoyados en las paredes laterales y en unos esbeltos pilares ochavados que parten en dos el vano del almacén.

Es_Calderers_31

Cocina de payeses.

Es_Calderers_16

Cocina de los Senyors.

Es_Calderers_03

Estanque exterior junto a la zona de talleres y corrales.

Es_Calderers_32

Cobertizo de carros, galeras y arreos de caballerizas.

(*) Amo: Figura clave en la organización de las possessions, su función era la de administrador-arrendatario y responsable de su producción, así como del personal que trabajaba en la finca; a cambio debía pagar una renta anual al Senyor —el verdadero dueño de la possessió—. Con la diferencia entre la renta a pagar y el beneficio obtenido por la venta de la producción, debían costearse los salarios de los payeses, la adquisición de semillas y abono, la compra de maquinaria y bestias de carga, así como su manutención y la de la infraestructura de la possessió. El resto era la paga del Amo, el cual era ayudado en sus múltiples tareas por su mujer, a la que se conocía con el nombre de Madona, otra importantísima figura cuyas habilidades eran necesarias para el buen funcionamiento de las fincas mallorquinas, puesto que de ella dependía todo lo relativo al orden doméstico y la alimentación, tanto de los senyors, como de los pageses. Con terminología actual el Amo sería el Gerente o Director General y la Madona, la Directora de Logística de la possessió.

Es_Calderers_30

Despacho del Amo o Administrador de la possessió

Se llega a Els Calderers por la carretera de Palma a Manacor, tomando el desvío que se encuentra a la altura del kilómetro 37, dentro del término municipal de Sant Joan. La visita es recomendable para adultos y niños a partir de cierta edad, las entradas cuestan 7,20 € para los mayores y 3,60 € para los niños a través de la web de Click Mallorca, aunque también pueden obtenerse en el acceso a la possessió. Esta es la web oficial de la finca. El horario de verano es de 10 a 18 h y el de invierno de 10 a 17 h. En cualquier caso, el teléfono para consultas sobre horarios y días de visita es el 971-526-069.

Es_Calderers_36

Señales de antaño

Créditos: Fotografías y artículo del autor con Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional, libre copia y circulación citando autoría, sin modificación de textos o imágenes, para usos no comerciales.

Galería fotográfica: pulsad en cualquier imagen para apreciarlas a mayor tamaño.

Creo que la forma de vida de las personas está relacionada con la arquitectura. Tadao Ando, Arquitecto.

Y en la Mallorca medieval la vida de muchos isleños dependía de la Arquitectura Militar para su protección frente a los ataques que sufrían tanto de merodeadores exteriores, como de facciones enfrentadas entre los propios pobladores. Por eso no es de extrañar que desde el tiempo de la ocupación romana haya restos de fortificaciones en el Puig de Santueri, estando ya consolidadas en 1229, cuando las tropas aragonesas del Rey Jaime-I El Conquistador ganaron la isla para la Cristiandad.

Castillo_Santueri_05

Tras la conquista y subsiguiente reparto de los terrenos tomados a los musulmanes, el Castillo fue otorgado a Nuño Sancho, Conde de Rosselló y Cerdaña, además de tío y tutor del propio Rey. En 1241 el Conde murió sin descendencia y la fortificación volvió a Jaime-I, pasando a tener la categoría de castillo de realengo, es decir, de propiedad real.

Castillo_Santueri_01

La historia de nuestra fortaleza fue tan agitada como la de la isla, cayendo en 1284 bajo el asedio de las tropas del Rey Alfonso-III El Franco de Aragón, que en pocos días lo arrebató a Jaime-II de Mallorca por un quítame allá esos vasallajes, disputas que se saldaron en 1295 mediante el Tratado de Anagni, de complejo acuerdo porque hubo de ser suscrito por el Papa Bonifacio VIII y los Reyes Jaime II de Aragón, Felipe IV de Francia y Carlos II de Anjou, con el propósito de finalizar los conflictos aparecidos a raíz de la conquista aragonesa del Reino de Sicilia por Pedro III de Aragón. El tratado tuvo como consecuencia que el Rey aragonés Alfonso-III devolviera las Baleares a Jaime-II, a cambio de que éste mantuviera su vasallaje.

Los siglos XIV, XV y XVI no fueron menos complicados, pues de un modo u otro, Mallorca siempre estuvo en el ojo del huracán. Ataques berberiscos, Guerra de las Germanías y un sinfín de conflictos permanentes que pasando el tiempo fueron menguando, hasta que en 1881, cumplidas con creces sus funciones militares, el castillo fue vendido a un particular y hoy día sigue siendo de titularidad privada.

Situado en la Serra de Llevant, término municipal de Felanitx, en un mogote a 423 m de altura sobre el nivel del mar y sometido a las brisas marinas, de la antigua fortificación apenas quedan algunas ruinas, cuya parte más imponente está compuesta por los restos de lienzos de muralla y cuatro torres en su frente de acceso principal. Su perímetro de unos 600 m de longitud, limita una superficie de casi 4,30 hectáreas donde se encerraban los pobladores de los predios vecinos para defenderse y resistir prolongados sitios, ya que contaban con superficies cultivables y de recogida de agua, tal como se podrá adivinar por los restos de las obras para la vida y subsistencia de la fortaleza que se pueden apreciar en el recinto interior: trazas de algibes, horno, molino de “sangre” (de tracción animal), cocina, almacenes, establos, . . .

Castillo_Santueri_04Castillo_Santueri_03Castillo_Santueri_11Castillo_Santueri_12

Gracias a la altura dominante de la cota en la que se enclava el castillo, su vuelta al horizonte goza de estupendas vistas del Noreste y Sureste mallorquín, lo que hace que en días claros y sin calimas, se puedan vislumbrar hasta las islas de Cabrera y de Menorca. Los amaneceres y puestas de sol desde este lugar han de ser maravillosos, algo de lo que hoy por hoy no se puede disfrutar, debido a los horarios de apertura de la instalación, para preservar su seguridad como lugar histórico y prevenir el potencial peligro de despeñamiento de visitantes descontrolados.

Castillo_Santueri_08Castillo_Santueri_20Castillo_Santueri_15

A pesar de contar desde 1949 con la calificación de Bien de Interés Cultural y de los esfuerzos del Consell de Mallorca y de sus propietarios, el estado de conservación de los restos no es ideal y de hecho, con la salvedad del frente principal, la mayor parte de sus murallas han desaparecido o están a punto de hacerlo por el elevado nivel de deterioro que presentan y la pérdida de sus secciones resistentes. Ante su vista uno se interroga sobre si ciertas partes de muralla que aún resisten en pie serán capaces de soportar el siguiente temporal de lluvia y viento que azote la zona. Aún así, entre sus longevas paredes pueden apreciarse los restos de una bonita fábrica de mampostería espigada, la bóveda de cañón del acceso principal y las ménsulas de soporte de los antiguos matacanes que defendían el paño principal de la muralla del castillo.

Castillo_Santueri_18Castillo_Santueri_16Castillo_Santueri_13Castillo_Santueri_24Castillo_Santueri_07Castillo_Santueri_10

A pesar de todo, la vista a este histórico lugar merece la pena y se puede hacer con niños, según las recomendaciones de nuestros amigos de Turisme Petit. Para acceder sólo hay que dirigirse al final de es Cami des Castell, s/n, 07702 Felanitx, Islas Baleares y su horario de verano de 10:00 a 18:30 h. El coste de la visita es de cuatro Euros por adulto, siendo gratuita para niños.

_______________________

Créditos: Fotografías y artículo del autor con Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional, libre copia y circulación citando autoría, sin modificación de textos o imágenes, para usos no comerciales.

Galería fotográfica: pulsad en cualquier imagen para apreciarlas a mayor tamaño.

A %d blogueros les gusta esto: