Archivos para las entradas con etiqueta: Robert Graves

Mallorca es el Paraíso, si puedes resistirlo“. Gertrude Stein, poeta y escritora norteamericana.

Hace un cuarto de siglo, elegí Mallorca como mi hogar  por su clima y su reputación de no haber otro lugar así en Europa. También porque me aseguraron —y así pude comprobar—, que podría vivir allí por la cuarta parte de lo que costaría en Inglaterra. También porque su tamaño de 1,300 millas cuadradas (3.367 Km2), hacen que sea lo suficientemente grande como para no sentirme claustrofóbico. De toda Mallorca escogí Deiá, pequeño pueblo de pescadores y productores de aceite en la montañosa costa Noroeste de la isla —el resto del territorio es principalmente llano y ondulado—, porque encontré el escenario que deseaba para mi trabajo como escritor: sol, mar, montañas, frescos arroyos, árboles de sombra, nada de política y algunos lujos de la civilización, como electricidad y una línea directa de autobús hasta Palma, la capital. Además, la zona está libre de mosquitos por encontrarse a unos 400 pies (122 m) por encima del nivel del mar.

Post_RGraves_16

Vistas de la Serra de Tramuntana desde la casa del poeta.

Permítanme añadir de modo franco que me alejé de Inglaterra tras una dolorosa crisis doméstica. Pero esto no fue más que una mera excusa, ya había decidido no vivir en Inglaterra de modo permanente, cuando me di cuenta de que el país estaba superpoblado, pues consideraba que su número óptimo de habitantes debía ser de unos ocho millones de personas, como en tiempos de los Tudor. En particular, la nueva moda de alinear edificios hasta adentrar los pueblos una milla o dos (1,6 a 3,2 Km) dentro del campo, me avisó de que debía marcharme, al igual que lo hizo la mecanización de la agricultura. Deseaba ir a un lugar donde un pueblo todavía es un pueblo y donde un arado tirado por caballerizas no es aún un anacronismo. Naturalmente había otras consideraciones, como tener buen vino, buenos vecinos y no hallarme a mucha distancia del meridiano de Greenwich.

Pensando en ello, la primera persona que me recomendó Mallorca fue Gertrude Stein. Fui a visitarla a la Alta Saboya tras decir adiós, de forma definitiva, a los blancos acantilados de Dover y, aunque su país parecía rico, acogedor y montañoso, estaba muy alejado del mar y su clima invernal hubiera sido demasiado severo para mi . . .

Post_RGraves_14

Jardín de la casa enmarcado por la divisoria de la Serra de Tramuntana.

Así comienza el libro Por qué vivo en Mallorca, de Robert Graves, el conocido poeta y escritor británico que se afincó en Deiá en 1929 y allí permaneció hasta su muerte en 1985 —salvo un periodo entre el inicio de nuestra Guerra Civil y el final de la II Guerra Mundial—, en el que debido a su nacionalidad británica, las circunstancias le aconsejaron marcharse de la isla y vivir sucesivemente en Inglaterra, Suiza y Francia.

Robert Graves, nacido en 1895, tuvo una vida intensa y apasionada que estuvo marcada por su participación en la I Guerra Mundial, por la muerte de de su hijo David en la II Guerra Mundial y por las tres mujeres a las que amó: Nancy Nicholson, Laura Riding y Beryl Graves, de las que se puede afirmar que fueron su fuente de inspiración, a pesar de lo tormentoso de alguna de sus relaciones. Casado en primeras nupcias con Nancy, tuvo cuatro hijos de ella y, de su segundo matrimonio con Beryl, otros cuatro.  

En 1929 compró el terreno de lo que sería Ca n´Alluny, su casa en Deiá, desde donde a pesar de las dificultades de comunicación de la época, nunca perdió el contacto con los poetas, escritores y editores de Inglaterra y Estados Unidos. Su producción literaria fue prolífica, a pesar de a veces se vió afectada por los altibajos emocionales producto de sus relaciones sentimentales. En nuestro país Graves fue más conocido por sus novelas que por sus poemas y entre ellas, citaría Por qué vivo en Mallorca, Lawrence de Arabia, El Vellocino de Oro, Yo Claudio, El Conde Belisario y Asedio y Caída de Troya.

Post_RGraves_01

Acceso a Ca n´Alluny vivienda del poeta.

Post_RGraves_04

La cocina de la casa es de notable sencillez.

Post_RGraves_03

El discreto encanto de una vivienda que pareció quedar anclada entre los años 40 y 50 del pasado siglo.

La casa de Robert Graves es de piedra, en estilo rústico mallorquín, ubicada en una zona preciosa cerca de Deiá, sobre una ladera con buenas vistas a las cresterías de la Serra de Tramuntana. Aunque no se sea un gran lector o aficionado a la literatura, conocer la intensa vida del escritor y visitar el lugar en el que residió hasta su muerte merece la pena. El poder hacerlo fuera de temporada, como fue mi caso, es un privilegio adicional, pues aparte de disfrutar del lugar casi en solitario, se logran entender mejor los motivos que movieron a Robert Graves para elegir Deiá como residencia permanente en la que fundó su hogar. Hoy día, casi ha desaparecido ese mundo idílico que en un tiempo buscó el escritor para inspirarse y que para su fortuna pudo hallar.

Post_RGraves_05

Mesa de trabajo de Robert Graves tal como le gustaba mantenerla. Sin duda era hombre ordenado.

Post_RGraves_06

Imprenta Crown Albion que Laura Riding importó de Inglaterra para sus trabajos y los de R. Graves editados bajo la marca Seizin Press.

Post_RGraves_07

El sencillo estudio de Beryl, segunda mujer del poeta.

La Fundación Robert Graves preserva lo que fue la casa y el legado del poeta; en su web en español, inglés y mallorquín, se encuentra la información necesaria para organizar su visita, actividad que es muy recomendable combinar con la del propio pueblo de Deiá y sus maravillosos alrededores.  

Post_RGraves_10

Robert Graves gustaba de rodearse de objetos de la época a la que se refería en sus novelas pues tocándolas hallaba inspiración en ellas. En la imagen diversas piezas pertenecientes a la antigua civilización minoica.

Post_RGraves_09

Fotos y recuerdos de la época que Graves vivió en Mallorca.

Post_RGraves_12

En 1960, para la fiesta de cumpleaños de Robert Graves, Camilo José Cela y otros autores del momento le gastaron una broma sacando una “edición especial” del diario de sucesos “El Caso”, de cierta popularidad en aquellos tiempos.

Post_RGraves_11

Objetos personales del escritor que como expatriado, sentía una lógica atracción por los artículos de su tierra natal.

_______________________________________________

Créditos: Fotografías y artículo del autor publicado bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional, libre copia y circulación citando autoría, sin modificación de textos o imágenes, para usos no comerciales. Algunas imágenes fueron tomadas a través del vidrio de las vitrinas y de ahí los brillos y reflejos que a veces se reflejan.

Miembro de Baleares Travel Bloggers.

BTB

Anuncios

“Amo a Mallorca…..por la fruta de mi jardín, el olor de la madera de los olivos, el sol entre las rocas del Teix, el ruido de las ovejas por las noches…..” Robert Graves.

Nunca se me hubiera ocurrido mejor cita para hablar de uno de los espacios urbanos más singulares que he visitado y se trata nada menos que de un cementerio. Si, un camposanto y en Deiá existe uno de los más sencillos y bonitos que me he encontrado.

Creo que, en general, los cementerios españoles tienen poco atractivo, siendo como son el espacio donde moran los restos de aquellas personas que nos antecedieron, de los que con su esfuerzo, supieron dar sentido a nuestra propia existencia. Desconozco la razón, pero casi siempre son lugares lóbregos, abigarrados, de dudosa estética y poco adecuados para cultivar el recogimiento necesario para recordar a nuestros ancestros.

Pero el de Deiá es otra cosa, su Cementerio Municipal, fundado a comienzos del S.XVII es pequeño, recoleto, situado tras la Iglesia de San Juan Bautista, en una zona elevada desde la que se dominan dos escarpadas vaguadas que descienden hasta la mar. Y es también florido, muy florido, además de luminoso por su situación y fresco, merced a la sombra que le proporcionan sus cipreses.

Galería fotográfica. Pulsar sobre las imágenes para ampliarlas.

Se accede al cementerio tras ascender por las reviradas calles del pueblo donde, de trecho, en trecho, podremos ver las diferentes estaciones de un Via Crucis, confeccionadas con azulejos cerámicos esmaltados, con inscripciones en su parte inferior con el nombre de la casa que promueve la estación. También podemos aprovechar el paseo para admirar las características distintivas de la bella arquitectura serrana del pueblo, con edificios construidos mayoritariamente con piedra de marés y cubiertas de teja árabe.

Ayuntamiento

IMG_3088

Casa amarilla

Viacrucis-1

Can Simo

A pesar de tratarse de un lugar tan íntimo para los deiainencs, el camposanto se puede visitar libremente, por lo que deberemos guardar el debido respeto durante nuestra estancia, comenzando por procurar mantenernos en silencio mientras transitamos entre los mausoleos pertenecientes a las familias del lugar y también a los numerosos residentes extranjeros que allí se afincaron. No hace falta buscar mucho para encontrar algún apellido ilustre grabado en las lápidas como Habsburgo-Lorena o Graves, pues allí yacen los restos del escritor inglés, autor entre otros de la conocida novela Yo Claudio, que fue residente en Deiá durante una gran parte de su vida.

Habsburgo

Allí, al pie de su tumba, en cuya lápida se lee tan solo Robert Graves, poeta, 1.895-1.985, aspirando el aire y cerrando los ojos entenderás muy bien el sentido de la frase que encabeza este post y, al igual que el poeta, amarás a Mallorca.

_________________________

Deiá, el precioso pueblo situado en las escarpadas laderas del Norte de la Isla, en el corazón de la Sierra de Tramontana, protegido por el Puig des Teix, de 1.062 m de altura, se encuentra a tan solo 28 Km de Palma de Mallorca por la revirada carretera C-710.

Es un pueblo pequeño, de unos 850 residentes fijos, con bonitas casas de piedra, entre jardines de cítricos, almendros, algarrobos, olivos, cipreses, tejos y viñas, formando un armónico paisaje mediterráneo que enamoró a los numerosos escritores y artistas, que se hallan entre sus habitantes.

Aparte del Cementerio, se puede visitar su pequeño Museo Arqueológico fundado en 1.962 por el arqueólogo estadounidense William Waldren, que contiene una muestra de materiales paleontológicos, con piezas excavadas en Muleta (Sóller) y también, los primeros restos del Myotragus balearicus, una especie de antílope que habitó las Baleares 5.000 años (a.C.).

En la carretera que va de Deià a Sóller se encuentra Ca n’Alluny residencia que fue de Robert Graves desde 1.929 hasta su fallecimiento. Allí escribió su famosas novelas históricas Yo, Claudio y Claudio, el Dios, cuyo protagonista era el Emperador Romano del mismo nombre. En 2.006 la residencia se transformó en la Casa Museo Robert Graves, una visita interesante para aquellos que deseen saber más sobre el personaje.

El término municipal de Deiá, a pesar de su reducida superficie de unos 15,2 Km2, contiene numerosos lugares atractivos para ser conocidos. Entre ellos cito Cala Deiá, antiguo refugio de pescadores, el llogaret de Llucalcari o Es Carrer, otro notable espacio urbano de edificios agrupados en una ladera de 85 m de altura que da directamente al mar y, como no, las antiguas posesiones del Archiduque Luis Salvador de Habsburgo-Lorena: el Monasterio de Miramar, Son Marroig, S´Estaca, la roca de Na Foradada . . .

____________________

Créditos: fotografías del autor con Licencia Creative Commons 4.0 Attribution Share-Alike.

A %d blogueros les gusta esto: