Qué descansada la vida del que huye del mundanal ruido . . . Fray Luis de León, Doctor en Teología, Fraile Agustino y Poeta.

En Mallorca se conoce con el nombre de llogaret —aldea—, a pequeños núcleos de población con al menos doce casas ubicadas en entornos rurales aislados, cuya entidad no es suficiente para formar un municipio independiente. Algunos son muy antiguos y hunden sus raíces en las alquerías árabes dispersas por el interior mallorquín antes de la toma de la isla por las mesnadas cristianas de Don Jaime-I El Conquistador, Rey de Aragón, sucedida a finales de 1229.

Llogaret_04

Uno de los extremos del camino de acceso a Biniagual.

Desde el punto de vista urbanístico los llogarets están formados por viviendas agrupadas o dispersas a lo largo de una calle principal sobre la que convergen otras de menor tamaño; algunos cuentan además con una pequeña plaza con oratorio. El entorno de los llogarets es de tierras de labor, aquellas que conforman el antiguo corazón agrícola de Mallorca al que están íntimamente ligados. Muchos pertenecía a las antiguas Possessions que datan del Repartiment de las tierras de la isla hecho por el Rey Don Jaime-I tras la conquista. A finales del siglo XIX y comienzos del XX algunos llogarets habían alcanzado el tamaño suficiente para ganar su municipalidad, caso de Fornalutx, María de la Salut y Ariany.

Llogaret_01

Calle principal de Biniagual con una encantadora fuente de traza dieciochesca y una casa con aspecto de haber pertenecido a una antigua possessió con torre defensiva.

Hace no tantos años, el trabajo en el campo era el principal medio de subsistencia de las familias mallorquinas, situación que cambió entre los años 50 y 60 del pasado siglo con la eclosión del turismo en las Islas Baleares, época en la que muchos llogarets fueron abandonados ante las oportunidades que ofertaba la nueva industria.

Llogaret_27

La Vendimia en Biniagual.

La consolidación posterior del mercado turístico produjo un redescubrimiento de los llogarets, pues gracias a su localización en entornos naturales bien conservados y su alejamiento de las masificadas áreas turísticas costeras, se convirtieron en cotizadas residencias para aquellos que aprecian la vida tranquila y que pueden desarrollar su actividad laboral lejos de la gran urbe, o bien para personas ya retiradas de su trabajo.

Llogaret_22

Calle de Biniaraix.

Al pasear por los llogarets mallorquines se siente una sensación de atemporalidad, su atmósfera es diferente, su entorno tranquilo y precioso, con numerosos caminos que dan directamente a campos donde el tráfico es inexistente y los únicos sonidos que se escuchan son los de una Naturaleza amable que incita a su pausado disfrute.

____________________

Las fotografías que acompañan este artículo representan una pequeña parte de los llogarets que aún existen en Mallorca, como Biniagual, Biniali, Biniareix, Ruberts y S´Arracó, descubrir el resto requiere informarse un poco y practicar la sana actividad de “perderse por Mallorca”, con la seguridad de que os compensará . . . Mientras tanto, pulsad en cualquiera de la imágenes y disfrutadlas en forma de galería; pero si lees esta entrada desde un teléfono móvil, las fotos también pueden verse deslizándolas lateralmente con el dedo.

 

Créditos: Fotografías y artículo del autor publicado bajo Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional, libre copia y circulación citando autoría, sin modificación de textos o imágenes, para usos no comerciales.

Anuncios