Archivos para las entradas con etiqueta: Catedral de Palma

Un amigo me preguntaba por qué no construíamos ahora catedrales como las góticas y le dije: “Los hombres de aquellos tiempos tenían convicciones; nosotros, los modernos, no tenemos más que opiniones y para elevar una catedral gótica se necesita algo más que una opinión”. Heinrich Heine, poeta alemán.

Desde que la Seo anunció la posibilidad de visitar las cubiertas del monumento, tuve el deseo de subir a ellas. Pensaba que desde allá arriba habría buenas vistas del skyline de Palma y, además, el poder estar cerca de los arbotantes, las vidrieras, los pináculos, las gárgolas y del resto de elementos constructivos que decoran la parte superior de la catedral, no es algo que pueda hacerse todos los días.

seo_noche

La Seo preside majestuosa las noches palmesanas

Como una de mis intenciones era la de tomar fotos desde un lugar infrecuente, tanto de Palma, como de la propia Seo, dejé pasar el tiempo y con él, las masas de visitantes del periodo estival.

En los amaneceres de Otoño el sol permanece más tiempo a poca altura sobre el horizonte y su luz rasante origina largas sombras y tonos cálidos, que son ideales para fotografiar paisajes. En los últimos días de Octubre, amanece sobre las 08:15 h y la primera entrada a las cubiertas es a las 09:00 h, momento perfecto pues para hacer la visita con la luz buscada. Las entradas hay que sacarlas por internet en la página web que la Seo tiene habilitada a tal fin y cuestan 12,00 € para el público en general; las gratuitas para residentes volaron en la primera semana de Julio, al poco de abrirse la inscripción. Cuando me apunté para una de las últimas visitas de la temporada, fui el único peticionario.

arbotantes_5

Entre los arbotantes se producen llamativos claroscuros de fuertes contrastes

pinaculo

El azul del cielo resalta los trabajos de lacería que decoran las aristas de este pináculo y del arbotante contiguo

El día designado, típico otoñal, con un luminoso cielo azul, viento en calma y apenas nubes, me presenté a las 08:45 h y allí me esperaba Sebastián, Historiador del Arte y guía para la visita. Por sorprendente que resulte, nadie más compareció a esa hora y me sentí un privilegiado, pues el recorrido se convirtió en un acto privado. 

Las imágenes que os muestro, son el resultado de aquella gratificante experiencia en la sola compañía de Sebastián, mientras éste desgranaba su interesante narración sobre los muchos avatares que, a lo largo de siete siglos, acontecieron en la sin par Seo de Palma.

vidriera_1

Cada vidriera posee un panel que cuenta a qué esta dedicada, así como su representación como si se viera desde el interior de la nave catedralicia

estructura_campanas

Para soportar el movimiento de la campana mayor de la catedral, de 4,2 toneladas de peso, en el interior del campanario se colocó una potente estructura de madera de pino, más flexible que la rígida de mampostería

carraca_aragonesa

La torre del campanario sirvió de refugio a los palmesanos durante conflictos como la Guerra de las Germanías o los ataques piratas. A veces, el aburrimiento de las largas estancias hacía que algún artista callejero de la época dibujara sus graffitis, como éste que representa una coca aragonesa, embarcación muy común en nuestro Mar Mediterráneo durante el siglo XV

pinaculo_4

Gárgolas representando animales fantásticos decoran las esquinas de este pináculo en el que también se cegaron algunas de sus ventanas para incrementar la resistencia de su frágil estructura

arbotantes_2

Los contrafuertes de la fachada Sur se decoraron con sencillos pináculos coronados por una esfera que algunos denominan “mundo”

arbotantes_1

Los arbotantes servían para transmitir los empujes del claristorio —parte elevada de la nave central donde se coloca el segundo orden de vidrieras— a los contrafuertes, lo que permitió que las catedrales góticas ganaran altura e iluminación interior con respecto a sus precedentes románicas

roseton

De todas las vidrieras, la más importante es la del rosetón Este que, con sus 12 m de diámetro y 113 m2 de superficie, es el de mayor tamaño del gótico europeo

skyline_palma_1

El “skyline” de Palma visto desde las cubiertas de la Seo es bellísimo. En la imagen se aprecia parte del centro histórico, del que sobresalen los campanarios de las iglesias de Sta. Eulalia, San Francisco y Monte Sion

sta_clara_playa

Hacia el Este se ve la Iglesia del Convento de Sta. Clara, el edificio Gesa y la playa de Can Pere Antoni

pinaculo_2

Parc de la Mar y bocana del Puerto de Palma en un día de atmósfera limpia y luminosidad extraordinaria

palacio_almudaina

Hacia el Oeste de alza la poderosa estructura del Palacio de la Almudaina con su Torre del Ángel, dedicada al Arcángel Gabriel, antiguo Patrón de Palma. Al fondo se ve el Puerto y sobre su mogote, dominando la escena por el Sur, el Castillo de Bellver

torre_del_caps_fund_march

Jardines de la Almudaina, Torre del Caps y edifico de la Fundación Bartolomé March junto a la Plaza de la Reina

bajorelieve

Tímpano triangular con un óculo inscrito decorado con bajorrelieves y trabajos de tracería, coronado por una imagen de la Inmaculada Concepción como remate de la portada que da a La Almudaina

Por último, os dejo en forma de galería la colección completa de las fotografías que tomé durante mi visita. Pulsad sobre cualquiera para ver las fotos a mayor tamaño:

Créditos: Fotografías y artículo del autor con Licencia Creative Commons Atribución-No Comercial-CompartirIgual 4.0 Internacional, libre copia y circulación citando autoría, sin modificación de textos o imágenes, para usos no comerciales.

 

Anuncios

Los espejos se emplean para verse la cara, el arte para verse el alma” George Bernard Shaw.

Debo confesar que la Seo de Palma ejerce un poderoso atractivo que me hace escribir sobre las muchas maravillas que encierran sus paredes. En mi entrada anterior conté la historia tras el encargo que se hizo al artista mallorquín Miquel Barceló de actualizar la antigua Capilla de San Pedro y, en la de hoy, trato de desvelar las razones por las que la Seo conserva numerosas obras de arte.

SEO DE PALMA

Durante la Baja Edad Media (S. XII a XV) se produjo en Europa un cambio social al que Mallorca no fue ajena. Esta evolución llevó al resurgimiento de las ciudades tal y como las entendían los romanos. Su razón hay que buscarla en la huida de los campesinos del poder feudal de los señores, en la revitalización del comercio y en el nacimiento de las agrupaciones gremiales para proteger sus intereses comunes. Los miembros de esta nueva clase se denominaron burgueses, los que viven el el burgo —la ciudad—.

Pronto se desarrolló una cierta autonomía del gobierno interno del burgo, creándose los Concejos o Ayuntamientos y brotó entre los ciudadanos el orgullo de pertenencia, así como la rivalidad entre urbes vecinas. A la vez, surgió una aproximación del hombre a Dios y a la Naturaleza, pues si Dios la creó, ésta tenía que ser buena y amándola, se acercaban a su Hacedor. 

El mayor orgullo para un burgués era que su villa contara con edificios notables y, sobre todo con una gran catedral. Todas las clases sociales colaboraban en su financiación, gracias al ánimo que este nuevo espíritu infundía a sus comunidades y lo expresaba en estas magnas obras de carácter artístico-arquitectónico, verdaderos centros geográficos y espirituales del burgo medieval.

FRONTÓN

Esta corriente floreció a la vez en toda Europa llevada de la mano de los monjes Benedictinos.  Jaime-I El Conquistador, Rey de Aragón y monarca de su tiempo, no fue ajeno a ella; por dicho motivo, una de sus primeras decisiones tras la toma de Palma el 31 de Diciembre de 1.229, fue la fundación de la actual Iglesia de San Miguel y de la nueva Seo, en el lugar que ocupaban sendas mezquitas. Privilegio del vencedor, muy del gusto de la época, pues los árabes a su vez levantaron sus mezquitas sobre antiguos templos romanos —caso de Mallorca—, o sobre iglesias visigodas, o incluso sobre sinagogas judías, cosa que también hicimos —en no pocas ocasiones— los cristianos, lo que en el fondo era un reconocimiento del carácter sagrado del lugar que ocupaban los templos y del deseo de conservarlo y potenciarlo.

Vitrales, rosetones, gárgolas, elevadas torres rematadas por pináculos, vistosas columnas nervadas que recuerdan palmeras, bóvedas de crucería con arcos fajones, portadas abocinadas con arquivoltas y bajorrelieves con figuraciones religiosas o profanas, motivos vegetales y sensación de movimiento en vertical, hacia la Luz, así es la decoración arquitectónica de la Seo de Palma, típica del estilo gótico que deja atrás la oscuridad del Románico transformándose en una suerte de naturalismo realista.

ROSETÓN RELOJ

Y en su interior, un espectacular Altar Mayor reformado por Gaudí (entre 1.904 y 1.914), antiguas capillas laterales con ricos retablos, ornamentos religiosos, relicarios —que incluyen un Lignum Crucis—, custodias y bellos grupos escultóricos, que fueron financiadas por familias isleñas de rancio abolengo, ya que a la vez les servían como sede de sus panteones familiares. No olvidemos que durante muchos siglos, los enterramientos se hacían en el suelo sagrado del interior de las Iglesias.

CRISTO GAUDI 3

S SEBASTIÁN CANDELABRO RELICARIO CRISTO 1

Los temas decorativos que se aprecian en frisos, esculturas y pinturas son de carácter religioso —aunque también los hay de corte profano y localista—. Su fin es llamar a la piedad o conmover al espectador, con escenas sobre la Pasión y Crucifixión de Nuestro Señor, la Última Cena o el Juicio Final, mientras que otras pretenden emocionar o ensalzar la maternidad, como la Piedad o la Virgen y el Niño. En la Edad Media pocas personas sabían leer y escribir, la información se transmitía de forma oral, con el apoyo de las representaciones pictóricas o escultóricas que, como antes indiqué, evolucionaron a un estilo alejado del hieratismo del Románico, que las hacían mucho más comprensibles para el pueblo al que se destinaban.

PIETÁ

CORDERO DE DIOSATLANTE

ANGELOTE

Y así, haciendo buena la afirmación del dublinés Bernard Shaw, generaciones de mallorquines y de forasteros, miraron —miramos— a nuestro interior a través de la omnipresente Seo, bella Catedral Marina y auténtico espejo de la ciudad.

_______________________________________

Créditos: Fotografías del autor con licencia Creative Commons 4.0 Attribution-Share Alike. Para ver las imágenes a mayor tamaño, pulsad sobre ellas.

“No viajo para ir a ningún lugar, sino por el placer de viajar. El reto consiste en comenzar a moverse”. Robert Louis Stevenson.

Qué bueno es viajar, da igual la razón que te impulse a hacerlo: el puro deleite cultural, el salir de tu entorno, el aprender otros modos, el conocer diferentes costumbres, el enriquecedor trato con otras gentes, o quizá el interés por la historia y las leyendas que formaron los lugares, . . .  todos los motivos son buenos, nos hacen abrir ojos y mente, llevándonos a un estado de percepción superior ¿hay que buscar más excusas?

Ahora que se está terminando el Invierno y que muchos pensamos en cuál será el siguiente viaje, aquí tienes dieciocho buenas razones que te harán desear moverte por Mallorca, con las ventajas de hacerlo fuera de temporada:

Nº 1. La Sierra Tramontana. En la isla, además de playa y sol, tienes una espina dorsal montañosa que la recorre de Suroeste a Noreste y es ideal para conocerla a pie, siguiendo el cuidado trazado del sendero de gran recorrido G.R. 221 que transcurre por lugares de una belleza sobrecogedora.

TRAMONTANA PURA

Nº 2. Los campos de Mallorca explotan de color en todas las estaciones, sobre todo en Primavera y, en menor medida en el Otoño. Y en todos los demás sitios también —me diréis— pero aquí la combinación de diferentes paletas de ocres, verdes y amarillos contra el profundo azul de la mar y del cielo, los hace muy atractivos.

FLOR FUCSIA

Nº 3. Descubrir sus playas ocultas. Si a pesar de los paisajes serranos, eres de los que le gusta más la playa que la montaña y encuentras placer en localizar calas apartadas de las zonas de mayor concentración turística, no hace falta alejarse mucho de Palma para hallar —fuera de temporada— playas como esta de Portals, que colma las expectativas del beach comber más exigente.

PORTALS

Nº 4. Por sus puestas de sol. ¡Ah! mar y atardeceres, qué combinación más relajante. ¿Te gusta pedir deseos antes de que el Sol se acueste, o eres de los que prefiere sentir cómo se abren tus chacras, o tratas de vislumbrar el elusivo rayo verde?; entonces, nada como Mallorca para llenar tus aspiraciones con cientos de lugares desde los que extasiarse con el espectáculo, como este fotografiado en el Faro de Cap Gross, cerca del Puerto de Sóller.

CAP GROSS

Nº 5. Valldemossa y su Cartuja. Si el Rey Jaime II de Mallorca eligió Valldemossa para construirle un palacio a su hijo Sancho I, si George Sand y Frederick Chopin, también fueron allí a invernar y si además, el pueblo es Conjunto Histórico Artístico, algo tendrá el lugar ¿verdad?. Precioso enclave serrano a tan solo 14 Km de Palma, donde pasear por sus calles empedradas y relajarse en el claustro de la Cartuja, es uno de esos pequeños placeres que, quien llega a conocerlo, suele guardarlo para si.

CARTUJA

Nº 6. Caminar sin rumbo por las calles del casco antiguo de Palma, quererles extraer su misterio, maravillarse con los vivos colores de la arquitectura mediterránea, buscar las leyendas que cada rincón encierra en su antiguo barrio judío, o gótico, ponte las zapatillas de andar y explora . . .

COLOR ARQUITECTURA

Nº 7. Admirar los patios de las casas señoriales con su sencilla decoración, de cuyo sentido y función hablé también en esta entrada.

CAN CERA

Nº 8. La Seo —catedral gótica—, de imponentes arbotantes y contrafuertes, que le dan una potente presencia en el paisaje urbano de la Bahía de Palma. El inusual interior de su nave principal exenta, gracias a la rehabilitación de Gaudí y la curiosa Capilla decorada por Barceló. No dejes de visitar también el Museo Episcopal, lleno de ricas piezas de arte religioso.

CATEDRAL

Nº 9. Y perdido por las estrechas vías del centro encontrarse con Can Joan de S´Aigo, casa fundada nada menos que en 1.700 y entrar a probar una de las mejores ensaimadas y helados de almendra que podrás encontrar en Palma . . . y en el Mundo.

CAN JOAN S´AIGO

Nº 10. Y si hemos pecado con la ensaimada y con el helado de almendras, por qué no recaer con la exquisita sobrasada de porc negre autóctono y, ya que estamos en estas, nada mejor que acudir al centro por excelencia de las más importantes transacciones que se hacen en la ciudad y no, no son las bancarias, me refiero al Mercado de S´Olivar, enclave perfecto para comprobar el fluido pulso vital del centro histórico de la capital y lugar inmejorable para adquirir deliciosos productos típicos de la gastronomía local.

SOBRASADA

Nº 11. Descubrir originales Restaurantes como Patrón Lunares, en el Barrio de Santa Catalina o Can Punta, en el de Es Molinar, ambos localizados en antiguas zonas residenciales de pescadores y marineros, hoy convertidas en las nuevas áreas emergentes de la ciudad.

PATRÓN LUNARES

Nº 12. Disfrutar de un buen brunch-berenar en cualquiera de los cuidados locales de Cappuccino Grand Café, como este de la calle San Miguel, situado en un antigua casa señorial bien rehabilitada, mientras escuchas la envolvente música escogida por Pepe link, su DJ residente.

CAPPUCCI S MIGUEL

Nº 13. Pero si alimentamos el cuerpo, también deberíamos hacerlo con el espíritu y para ello, nada como darse una vuelta por  Es Baluard, el dinámico Museo de Arte Moderno y Contemporáneo de Palma, construido aprovechando una de las antiguas fortificaciones que protegían el Puerto,donde aparte de disfrutar de su colección permanente de obras de arte y, de las muchas exposiciones temporales que organizan a lo largo del año, también puedes aprender a bailar swing en sus originales Domingos Clandestinos . . .

ES BALUARD Y EL PUERTO

Nº 14. Si lo que te atrae es la Arquitectura, en el pueblo de Sóller puedes visitar Can Prunera, Museo Modernista alrededor de una vivienda de principios del siglo XX perfectamente conservada y con una espectacular escalera en espiral iluminada por un lucernario e inspiradora de cientos de fotografías.

CAN PRUNA

Nº 15. Quien diga que los mallorquines son cerrados, se equivoca y no ha tenido la fortuna de ser invitado a una de las más tradicionales fiestas que en el mes de Septiembre se celebran en la isla: las de la Vendimia en Binissalem o, Vermada dicho en mallorquín, donde todas las casas del pueblo se engalanan y abren a la calle en una cena multitudinaria que acoge a locales y forasteros en un alegre ambiente de abierta hospitalidad y armonía.

VERMADA

Nº 16. Gracias a las compañías aéreas low cost y a que en Mallorca puedes encontrar multitud de pequeños hoteles con mucho encanto, como Son Viscós en Valldemossa, Santa Clara en Palma o Can Simó en Alcudia, por citar sólo a tres de ellos, y sabed que fuera de temporada, se consiguen reservas por una una fracción de su coste en temporada alta, así quién no es capaz de organizar una escapada improvisada que solo puede darte satisfacciones.

TERRAZA

Nº 17. Terminar el día con este espectáculo natural mientras se cena en una terraza cerca del mar, es algo que no tiene precio.

PORTITXOL

Nº 18. Porque cada vez que dejas la isla, no se qué sucede, pero sólo se piensa en cuándo regresar . . .

PENSANDO REGRESAR________________

Y a ti, querido lector, seguro que se te ocurren 18.000 razones más para volver a Mallorca que, si quisieras compartir con todos, te lo agradeceríamos.

Créditos: Fotografías del autor bajo Licencia Creative Commons 4.0 Attribution-Share Alike.

A %d blogueros les gusta esto: