No es lo mateix posar pedres que saber-les posar…” (No es lo mismo asentar piedras que saberlas asentar). Tradicional dicho de transmisión oral de los viejos mestres margers de Mallorca.

La Capilla del Santísimo (o de Barceló) se emplazó sobre la que ocupaba la antigua de San Pedro en el ábside lateral derecho de la Seo, una de las zonas más antiguas de la catedral, de traza gótica originaria del siglo XIV. Entre 2.001 y 2.006 fue rehabilitada recibiendo una nueva decoración de la mano del conocido pintor, ceramista y escultor mallorquín Miquel Barceló, nacido en Felanitx en 1957.

CAPILLA BARCELÓ-1

La concesión al artista de un Doctorado Honoris Causa por la Universidad de las Islas Baleares fue la que inspiró la reforma de la capilla, pues Miquel Barceló lo aceptó condicionándolo a la realización de una gran obra para la isla. Sorprendió a los mallorquines el hecho de que la Iglesia, institución conservadora donde las haya, promoviera que un artista de agnosticismo conocido como Barceló, fuera a trabajar en una adenda a la Seo, dándole además amplia libertad expresiva.

Tal decisión no estuvo exenta de controversia y aún hoy levanta discusiones apasionadas. No fue extraño pues, que la actuación se mantuviera paralizada durante un tiempo, hasta que diversas instituciones isleñas, incluyendo al Govern, pusieran su empeño en que viera la luz. La financiación corrió a cargo de la Fundación Art a la Seu, compuesta por la Iglesia, la UIB, el Govern, Aena y Endesa. El propio Obispo de Mallorca don Teodor Úbeda, uno de los mayores impulsores de la reforma de la capilla, pidió incluso ser enterrado allí a su fallecimiento con el fin de “proteger la obra”, sabedor de las discrepancias que suscitaba.

Tres años de preparación precisó Barceló para concebir su creación y desarrollar la técnica necesaria para ejecutarla. Ocupa unos 300 metros cuadrados de la capilla, con aplacados de 12 m de altura, que el artista consideró siempre como una “nueva manera de pintar”, una suerte de retablo evolucionado hecho con arcilla cocida en Vietri sul Mare, localidad napolitana con especialistas capaces de dar su punto a la cerámica de la obra, cuya arcilla procedía de canteras del Norte de Alemania, Roma y Salerno, elegidas por sus adecuadas texturas y cualidades cromáticas.

CAPILLA BARCELÓ-3

CAPILLA BARCELÓ-5

CAPILLA BARCELÓ-8

La intervención incluyó los cinco vitrales de la capilla, que llevaban varios siglos tapiados, manteniendo al recinto en una triste penumbra. Los nuevos vitrales se fabricaron en Touluse con la técnica de la “grisalla” y pretenden reproducir la luz del fondo marino sobre dibujos de olas, algas y palmas. También el mobiliario litúrgico, hecho en piedra de Binissalem es obra de Barceló, así como los ornamentos.

CAPILLA BARCELÓ-2

CAPILLA BARCELÓ-4

El motivo iconográfico del retablo cerámico es el Milagro de la multiplicación de los panes y los peces (cap. VI del Evangelio de San Juan). En su lado izquierdo se representan los frutos de la mar y, en el derecho los de la tierra. Preside el centro del conjunto una figura etérea, la de Transfiguración de Cristo tras su Resurección; su aspecto fantasmagórico responde al hecho descrito en la Biblia de que “su cara se volvió resplandeciente como el sol y sus vestidos blancos como la luz”, no obstante, también se aprecian en la figura del Señor las llagas en costado, manos y pies del Crucificado. Sobre la puerta del sencillo sagrario se marcan huellas de manos y dedos que son el símbolo de la devoción de los cristianos, de su adoración y deseo de seguir a Jesús.

CAPILLA BARCELÓ-6

CAPILLA BARCELÓ-7

Esta capilla tiene un empleo netamente litúrgico, aparte de su función ornamental para mayor sorpresa de los visitantes y, por dicho motivo, se emplea para la celebración de una de las misas diarias de la Seo. No debe olvidarse que, en su propia denominación ya se indica que es la destinada a la Adoración del Santísimo.

Las catedrales son edificios vivos que se construyen durante siglos y sus formas definitivas son las que nos da el tiempo. Al fin y al cabo, la reforma que a principios del siglo XX realizó el famoso Arquitecto Gaudí, también supuso una disrupción en el estilo gótico de la Seo. Esta intevención del famoso arquitecto es hoy admitida como una parte más del conjunto catedralicio y se puede afirmar que, junto a la Capilla de Barceló, añaden a la Seo de Mallorca dos de los elementos que la hacen tan singular.

¿Y vosotros qué opináis?

_______________________________________

Créditos: Fotografías del autor con licencia Creative Commons 4.0 Attribution-Share Alike. Para ver las imágenes a mayor tamaño, pulsad sobre ellas.

Anuncios