En Navidad, todos los caminos llevan a casa“. Marjorie Holmes, periodista y escritora.

Con las Navidades a la vuelta de la esquina, es buen momento para hablar del extraordinario Belén Napolitano del siglo XVIII que tenemos en Mallorca, perteneciente a la Fundación Bartolomé March y que se compone de más de un millar de piezas hechas a mano.

IMG_3960

El Reino de Nápoles fue entre 1700 y 1800 uno de los más notables del Imperio Español, pues bajo el gobierno de los Borbones conoció una época de esplendor sin parangón debida al florecimiento de sus finanzas y a su estratégica situación en el centro del Mediterráneo, de la que se supieron obtener buenas ventajas comerciales. Además de potencia económica, también lo fue política, llegando a ser considerada la ciudad de Nápoles como la auténtica Capital de la Europa del XVIII, compitiendo en esplendor con París, Londres, Viena y San Petesburgo.

Donde hay poder suelen florecer las Bellas Artes, pues no se olvide que los Borbones eran hijos de la Ilustración y por dicha razón, la Pintura, la Escultura, la Música y la Arquitectura alcanzaron en el Reino grandes cotas de excelencia, surgiendo a su sombra una notable tradición belenística como arte menor.

IMG_3967

El origen de los Belenes nos lleva a San Francisco de Asís, cuando en el año 1223 montó la reproducción en vivo del Misterio del Nacimiento de Jesús en Grecco (Italia), hecho que al haber contado con la autorización papal, se extendió rápidamente a otros dominios de la Cristiandad.

El primer Belén Napolitano con figuras de barro data del siglo XV y en sus comienzos, las imágenes eran de gran tamaño y tan solo se colocaban en iglesias o residencias de personas principales. Hasta el siglo XIX los Nacimientos con figuras no se popularizaron, adoptándose entonces la costumbre de montarlos en el lugar preeminente de las casas familiares, pasando a convertirse en el centro de las celebraciones navideñas y el sitio en el que se cantaban villancicos acompañados de panderetas, zambombas, guitarras y otros instrumentos populares.

IMG_3959IMG_3964IMG_3966

Fue precisamente el Rey Carlos-III, que vino de Nápoles para ser Rey de España a instancias de doña Isabel de Farnesio, Reina Viuda de S.M. Felipe V, quien dio un impulso definitivo en nuestro país a esta tradición, al implantarla tras su llegada de Italia.

Los Belenes Napolitanos poseen un simbolismo que precisa de una breve explicación para disfrutarlos. En ellos suelen verse las ruinas de antiguos templos romanos, cuyo significado es el final del paganismo y el advenimiento del Cristianismo. Con la excepción de la Virgen, San José, el Niño y los Ángeles, las demás figuras se denominan genéricamente “pastores”, aunque en realidad representan a todos los pueblos y todas la profesiones. Su presencia significa la redención de las demás religiones por el Cristianismo y su adoración a Jesús, así como su universalidad, por eso es muy frecuente la representación de tipos exóticos entre los pastores, tal como se puede apreciar en las imágenes de la colección que describo.

IMG_3948IMG_3950IMG_3955

Las figuras son realistas y hechas a mano, representan tipos napolitanos dieciochescos en su indumentaria y también, otros personajes de regiones alejadas que acuden a adorar al Niño. Se construían y aún se sigue haciendo así, con la cara, los brazos y las piernas de arcilla cocida casi vitrificada, bellamente policromadas y con los ojos de cristal. El cuerpo se hace con estopa y alambre para que admita movimiento y que se le pueda cambiar de postura a voluntad. La vestimenta de las figuras es muy elaborada, siendo la de la Madonna (la Virgen) y los Ángeles de rico tafetán de seda y, la de los pastores de lana o algodón. El tipismo napolitano está presente en todas las representaciones y, aún hoy día, sigue manteniéndose inalterada esta tradición que no cambia con las modas.

IMG_3951IMG_3954IMG_3952IMG_3949IMG_3953

_____________________

Con respecto al edificio donde se conserva este maravilloso Belén Napolitano, decir que se trata del casal de la familia March. Fue construido entre 1939 y 1945 a instancias de don Juan March Ordinas, en el solar del antiguo Convento de Santo Domingo según el proyecto del Arquitecto madrileño don Luis Gutiérrez Soto. Se encuentra situado en la calle Palau Reial, 18, de Palma, un lugar de privilegio, muy cerca de la Seo, del Palacio de la Almudaina y junto al edificio del que fue antiguo Casino de Palma, hoy día sede del Gobierno Balear. Construido en estilo historicista, se aprecian en él las influencias de las grandes casas señoriales mallorquinas del periodo Barroco y también, ciertos toques italianizantes; su entrada está rodeada por una bella galería porticada que forma un patio o pequeña plazoleta por el que se accede a la casa, desde el que se aprecia bien la refinada fachada principal, presidida por un gran arco carpanel, sobre el que se alza una galería de inspiración veneciana, componiendo un conjunto de puro carácter mediterráneo.

IMG_3981IMG_3945IMG_3946

Los horarios de apertura y cierre, así como el precio de las entradas figuran en la página web de la Institución para todo aquel que desee conocer esta pequeña parte de nuestra tradición y legado cultural.

_____________________

Créditos: Fotografías y artículo del autor con Licencia Creative Commons Atribución-No Comercial-CompartirIgual 4.0 Internacional, libre copia y circulación citando autoría, sin modificación de textos o imágenes, para usos no comerciales.

Anuncios