Cuarto de baño de las damas con instrumentos de “tortura” decimonónicos entre los que se aprecian un calentador eléctrico de agua y un secador de pelo que asustan con sólo verlos, Granja de Esporlas.

Anuncios